Biodanzamos

  

 

 

 

Artículo

 

Construyendonos con biodanzamos

Construyendonos con biodanzamos nos da a conocer que no hay una herramienta que sane todo lo que no nos gusta en nosotros, Biodanza es una herramienta más. Pero todas las herramientas tienen en común algo y es la disciplina y la práctica. Todas tienen eso en común, para conseguir la meta del autoconocimiento. Depende del momento de tu vida elegirás una u otra herramienta, dependiendo de cómo estés de valiente en ese momento, para enfrentarte a lo que irá asomando con esa práctica.

Biodanza trabaja con el grupo, eso es algo importante, y además, mientras dure la sesión, hay que estar en clase, no en la crítica que, obviamente al principio sobre todo, va a salir, porque es una característica de la mente, que no hay que tomarla a mal, pero que en este caso, no hay que hacerle caso. Solo hablaremos cuando sea indicado por el ejercicio, y quizá se pueda cantar en alguna ronda o caminar alegre y activo, pero en el resto deberemos de sentir y soltar, y fluir, sin cuestionarnos ni criticarnos nada. Y esto requiere práctica.

Biodanza ayuda a observarme, observar mi conducta. El hombre no vive solo, vive en comunidad. Cuando me dicen que elija, y no elijo pareja; cuando hago un caminar, a lo mejor, con alguien que me cuesta encontrar un ritmo común, una danza común; cuando me empeño en dirigir a mi compañero, aunque me acaban de decir que no lo haga…todas estas consignas que utiliza biodanza, hacen que yo, con la práctica, me vaya dando cuenta, vaya observando cómo actúo, y me da la oportunidad de ir cambiando mis respuestas, primero en clase, luego en mi vida diaria.

Como dice mi amigo Álvaro: Biodanza fomenta las buenas relaciones y te hace ser mejor persona. Es mucho más, pero aunque sólo fuera por esto, ya merecería la pena su práctica.

 

Deja un comentario

error: ...