Biodanzamos

  

 

 

 

Artículo

 

Biodanzamos el aire

Biodanzamos el aire y seguimos danzado los elementos. Lo sutil, lo invisible, lo inconsciente. Trabajar con lo sutil no es algo evidente. Los cambios que suceden no los apreciaremos hasta que no haya pasado un tiempo.

El aire está asociado a la expansión, a la libertad, a la imaginación, a la elevación. Despertar los sueños y deseos.Danzar el aire  ofrece la posibilidad de imaginar y crear, de desapegarse de los problemas cotidianos y verlos con amplitud de miras  para poder encontrar soluciones, y sentir la vida de un modo más profundo e integrado.

Este elemento es el menos material de los cuatro, por eso se le relaciona con el mundo de las ideas, de la imaginación, del pensamiento, de los sueños, de las fantasías, de las habilidades intelectuales, de la rapidez mental y de la creatividad, por eso simboliza a la perfección la figura del científico, el genio, el idealista. El aire quiere saber, experimentar, conocer. Incorporar este elemento, hace que aumente la sensibilidad para la poética de vivir. Su mundo  será una sucesión de proyectos, relaciones, experiencias, ideas, contactos…todo estará bullendo en la mente, y pujará por querer salir al exterior, a la vida.

Un elemento abstracto que convierte la realidad en otra paralela, poco concreta.

El aire trae levedad, permite ventilar las actitudes, los comportamientos, reciclar las ideas. Sentimos la música y dejando que ella nos mueva, sacamos los pies del suelo y danzamos….¡volamos!…Es un estado de ánimo alimentado por la posibilidad de elevarse  sobre las dificultades existenciales, y ver los hechos de la vida con una visión de altura, desde un punto de vista de la totalidad.

Conectamos con el aire y danzamos nuestros sueños. Somos una gran nave espacial, con una buena base, una buena tierra, llena de carburante y de ideas….conectamos el interruptor y ¡zas! salimos a volar. ¡¡A danzar nuestros sueños!!!

Deja un comentario

error: ...